.

miércoles, 31 de agosto de 2011

10

¿Frío o Caliente? Gachillo para el casquillo de la bombilla



¿Qué te parece la idea de vestir con ganchillo el casquillo de la bombilla de una de tus habitaciones, Frío o Caliente?

imagen vía: briggslekehus

Síguenos: e-mail / feed  / facebook / twitter / bloglovin'/ etsy

10 comentarios. ¿Dejas el tuyo?:

Dámaris Vázquez 31 de agosto de 2011, 10:59  

Yo hice algo parecido pero con punto de dos agujas, a mí me gusta. Para una sala de estar y siempre en invierno es perfecto.

Blanca y + 31 de agosto de 2011, 11:07  

Helado. Ya sé que el ganchillo (o como los llaman los modernos, crochet) está muy de moda, pero a mi me recuerda a aquellas fundas para el papel higiénico tan espantosas que tejían nuestras abuelas.

Sil - El Taller de Sil 31 de agosto de 2011, 12:02  

uy...a mi me gusta siempre que vaya con los colores adecuados...pero...a nivel de seguridad no me tranquiliza mucho...se supone que los casquillos cogen temperatura...y algo de lana,fibra,algodón...tan cerca de un punto de calor...no sé si es muy seguro...:-( Teniendo en cuenta que a veces se queman las pantallas y están más alejadas...

Evas 31 de agosto de 2011, 14:09  

¿Horroroso? No, lo siguiente

Anónimo 31 de agosto de 2011, 14:34  

no es cuestion de gustos, me parece bastante peligroso

Thelma 31 de agosto de 2011, 14:45  

Me parece horrible, feísimo!

Anónimo 31 de agosto de 2011, 20:52  

Peligro de incendio. Poca broma con ese tema.

AtelierDecor 31 de agosto de 2011, 21:36  

Muy bonito ha quedado! Nos encanta el crochet! Pero es seguro poner asi tan cerca del casquillo? Podemos poner en un ambiente donde no hace falta que la luz este encendida por muchas horas!
besitos
Atelier Decor ¨{Vitoria Vaz}

Anónimo 1 de septiembre de 2011, 8:53  

Muy peligroso. Cuidado con los incendios. Y encima no es bonito.

Anónimo 27 de septiembre de 2011, 10:08  

precioso si quieres que tu casa salga ardiendo, si es que no pasan mas cosas porque Dios no quiere, que peligro

Blogs Amigos





Google+ Followers

SUBIR HASTA LA CABECERA